Make your own free website on Tripod.com
Mujeres Conociendonas
Masturbación Femenina

Home

ANATOMIA INTIMA | Masturbacion Femenina | Fotos | Encuesta | Fotoencuesta Femenina | Fotoencuesta Masculina | Contactanos | Visitas opinan | Links | Chat de mujeres

La masturbación es una gran herramienta de aprendizaje, le enseña a las mujeres sobre sus cuerpos, cómo responde el cuerpo a la estimulación sexual. Para muchas mujeres normales y sanas, la masturbación es el modo primario o único de experimentar el orgasmo. Muchas mujeres experimentan sus más intensos orgasmos mientras se masturban. La masturbación es la primera y más importante habilidad sexual que una mujer debe aprender, porque en sí tiene la clave para disfrutar otras formas de actividad sexual. Idealmente esta técnica se aprende antes de los cinco años, pero demasiado a menudo no se aprende sino hasta los finales de la adolescencia.
 
Las mujeres y las chicas se masturban en una innumerable cantidad de formas. Los métodos comunes son, masajear el clítoris con manos y dedos, frotar la vulva contra almohadas, ropa de cama, animales de peluche, y muebles, ducha de agua, vibradores y dildos. La vagina juega un rol limitado en las prácticas masturbatorias de las mujeres, pero la inserción vaginal no es de ninguna manera rara o inusual. Algunas mujeres emplean estimulación anal y/o de los pezones, en adición a la estimulación del clítoris.

Las mujeres a menudo usan la palabra "necesidad" para describir sus hábitos de masturbación. Algunas dicen, "Necesito masturbarme semanalmente." o "Necesito masturbarme diariamente." Al decir que "necesitan" masturbarse, sin darse cuenta están tratando de justificar su frecuencia de masturbación. Si no tuvieran que hacerlo, no lo harían, al menos no tan frecuentemente. Están dando a entender que no tienen elección. Una mujer que se siente cómoda masturbándose, más probablemente dice, "Disfruto de masturbarme diariamente." o "Me masturbo una vez a la semana."

Otras mujeres dicen, "Solamente necesito masturbarme una vez al mes." o "No necesito masturbarme muy a menudo." Estas mujeres están diciendo sin darse cuenta que mientras preferirían no masturbarse en absoluto, a veces deben hacerlo como último recurso. Y en tanto sintieran que tienen que hacerlo o de lo contrario volverse locas con una frustración sexual, lo harían. Pero la mujer que se siente cómoda masturbándose no evitaría hacerlo. Utilizando la palabra "necesito" para describir sus hábitos masturbatorios, las mujeres dicen que sienten que la masturbación es inapropiada, aún cuando puedan estar haciéndolo frecuentemente.

Puesto que la masturbación es vista como una actividad "en solitario", algunas mujeres con pareja no sienten que sea apropiada para ellas. Masturbarse teniendo pareja es visto por algunos como una forma de adulterio. Encima, si tienes pareja, se cree que tus actividades sexuales con ella deben satisfacer todas tus necesidades sexuales. Mientras que es un lindo ideal, en la vida real, muchas de las necesidades sexuales de las mujeres no son cubiertas satisfactoriamente por su pareja, no importando cuán bueno y amante pueda ser. Para mujeres con pareja, es importante que éstas entiendan que está perfectamente bien y normal que se masturben, y ellas deben hacerlo sin sentirse culpables.

Las mujeres están descubriendo en forma creciente actitudes muy positivas hacia la masturbación. De un ochenta a un noventa por ciento de mujeres jóvenes lo hacen al menos ocasionalmente. Si se les da la oportunidad, las mujeres quieren discutir frecuentemente sus hábitos masturbatorios con orgullo, sin la menor traza de culpa. Surge a la vista que a más mujeres jóvenes los padres les permiten masturbarse, esto resulta en un número creciente de mujeres adultas que encuentran a la masturbación tan común como respirar. Adicionalmente, veo relatos de madres que no pueden contener su orgullo viendo a sus hijas aprendiendo a masturbarse a una edad temprana. Esta actitud positiva se transfiere a sus hijas. Estas afirmaciones sólo tienen por objeto ayudar a las mujeres a considerar mejor a la masturbación, no a hacerlas sentir que tienen que masturbarse para ser felices, o que necesitan masturbarse diariamente para beneficiarse de eso. Sólo quiero que las mujeres vean a la masturbación como normal, independientemente de si se masturban, porque sus pares, hermanas, e hijas, posiblemente lo hagan.

thd13.jpg

16.jpg

17a.jpg

ALGUNAS FORMAS PARA MASTURBARSE
 
Para acariciar tus genitales podés hacerlo vos sola, con tu pareja masculina o con alguna amiga íntima de confianza.
 
Estimulo del Clítoris.
 
Podés usar tus manos, las manos para tocar el clítoris, esto involucra frotarlo, acariciarlo y pellizcarlo suavemente, con tus dedos o con la palma de tu mano. A veces el estímulo directo del clítoris es demasiado intenso, y puede que al estimular cerca o alrededor de este, sea mucho más agrdable para vos. También podés probar con una tela o tejido entre tu mano el clítoris.
 
Estímulo digital
 
Podés utilizar los dedos o la palma de una mano para frotar el clítoris, mientra con la otra mano introducís los dedos dentro de tu vagina. Otra forma para sentir placer es poner el clítoris entre el dedo índice y el dedo pulgar, friccionando de un lado para el otro.
Utilizá aceite perfumado (emulsionado) para lubricar la vulva y luego frotá tu clítoris con dos dedos hasta que seponga duro. Si podés, utilizá un dildo en la vagina.
 
Con el dedo medio, de tu mano derecha frotá suavemente el clítoris. Primero, al lado derecho y rápidamente cambia el movimiento al lado izquierdo. Un lado de tu clítoris es por lo general más sensible que el otro. El mayor tiempo de frotamiento tendrá lugar en tu lado más sensible. Tu mano izquierda debe sostener la muñeca de tu mano derecha. Podés mantener las piernas flectadas, extendidas o llevar las rodillas a tu pecho. También podés hacerte cosquillas en tu clítoris con una presión muy ligera.
 
Masturbación con agua.
 
El masaje de la ducha te permite cambiar en un segundo, de una suave rocío a un chorro con motor a propulsión. Dejá una mano libre y ajustá la temperatura y presión del agua para una mayor variedad de sensaciones. Evitá los chorros fuertes de agua, dentro de la vagina; ya que esto puede causarte alguna infección.
 
Durante el masaje de la ducha llevá el agua desde el comienzo de tu vagina al pubis, rozando el clítoris en cada pasada.
 
Usando una ducha de teléfono, quitala del gancho y lanzá fuertes chorros de agua hacia el clítoris. Probá con cambios en la intensidad del agua.
 
Recostate en la tina y con las piernas extendidas ubicate bajo el flujo de auga del grifo de la tina. Regulá el chorro de agua del grifo de la tina y cubirendo el grifo con tu dedo pulgar o con varios dedos, lanza el agua delante de tu clítoris.
 
Almohadas y peluches
 
Recostate sobre tu estomago y movete contra alguna almohada o peluche para estimular tu clítoris. Montando una almohada, torcé un nudo en un extremo y apretalo contra tu clítoris.
 
Vibradores.
 
Se usan vibradores especialmente para el estímulo del clítoris, aunque muchas mujeres también usan estos aparatos, ya sean eléctricos o de batería, para el estímulo vaginal o anal, como en la foto de arriba. Ellos pueden combinarse con juguetes diferente sy pueden usasrse en cualquier numero de posiciones.
 
Probá sobre tu cama con música sexy, frotando tu cuerpo con aceite perfumado, tocando tus pezones y usando el vibrador directamente en tu clítoris. También podés probar la penetración vaginal con el vibrador, tocando el clítoris con golpes rápidos, y con la otra mno apretando tus pezones.
 
Manipulación de tu punto G
 
Insertando un vibrador o dildo en tu vagina podés localizar tu punto G. Probá esto independientemente, o también, estimulando tu clítoris. Podés localizar tu punto G con los dedos, pero es difícil de proporcionar el estímulo adecuado a través de la masturbación manual si lo hacés vos sola. Solo que un amigo o amiga introduzca uno o dos dedos en tu vagina podría hacer la diferencia en este sentido. Las mujeres normalmente disfrutan este método usando juguetes.
 
Dependiendo de tu humor, no siempre podés tener los mismos tipos de orgasmos, pero igualmente podés disfrutar de las reacciones que la estimulación induce. Intentá ignorar la culminación y simplemente disfrutar de las sensaciones.
 
MASAJES EN PAREJA
 
Para hacer de estos masajes una experiencia mejor que hacerlos vos sola, decíle a tu pareja ya sea este un hombre o una amiga íntima y de confianza que te ayude. Estos masajes estan dirigidos a tu pareja para que los aplíque sobre vos.
Masaje Labial
Coloque una mano bien lubricada sobre los labios de su vagina con los dedos hacia en ano. Hale hacia el ombligo y alterne ambas manos. Explore los labios internos y externos con sus dedos. Gentilmente hale uno y después el otro. Frote los labios exteriores gentilmente con su pulgar e índice, y después los labios interiores.
Y Uno, y Dos, y Tres
Inserte sus dedos índice y medio dentro de ella y arquee su pulgar como su estuviera "pidiendo cola" y penétrela hasta que su pulgar toque el clítoris. Puede usar una variedad de movimientos lineales y circulares en esta posición. También puede vibrar su mano.
Casi Casi
Si ella tiene un sitio en el cual le gusta ser acariciada o lamida, hágalo bien cerca, pero no exactamente en ese punto, excepto muy ocasionalmente. Esto hace que ella tarde más en alcanzar el orgasmo, pero probablemente sea mucho más intenso en el momento en que llegue.
Presione Aquí Para Comenzar
Inserte un dedo gentil y profundamente en la vagina y cuando este lista y lubricada un segundo dedo. Coloque su pulgar cubriendo el ano. No lo inserte. En vez, presione ligeramente mientras mueve sus dedos.
Cuente Hasta Diez
Coloque la palma de su mano en su monte de Venus (donde esta el vello pubico), y coloque sus dedos ligeramente sobre los labios vaginales. Coloque su pulgar en el muslo. Ligera pero firmemente presione su palma contra el monte de Venus y comience a mover su mano en un movimiento circular. Su palma no debe deslizar de la piel en este proceso. Usted debe notar que la piel de ella se mueve por debajo. Repita hasta que haya hecho diez círculos. Levante sus dedos y golpee muy ligeramente los labios vaginales a un ritmo de una vez por segundo hasta que llegue a diez golpes. Note que son golpes muy, muy suaves; no deben doler. Después, descanse su mano por cinco a diez segundos. Repita los círculos, repita los golpes, descanse nuevamente, repita los círculos, etc.
Reloj Cervical
La cerviz se suele ubicar en la parte superior interna de la vagina. La cerviz se siente como una pequeña protuberancia de piel. En algunos casos puede tener una ranura pequeña en la mitad, tal como un mentón. Cuidadosamente estimule el área que rodea la cerviz. Ella disfrutará de este masaje y posiblemente quiera que lo haga más a menudo; o no lo disfrutará para nada.
Dedos en los Labios
Debido a que la piel del clítoris es mucho más sensible que cualquier parte del pene, no querrá que la piel de los dedos lo lastimen. Gentilmente empuje y hale la piel que rodea al clítoris cuando toque los genitales femeninos. Usando los labios vaginales como protección usted podrá darle estimulación placentera sin la fricción dolorosa.
Desde Afuera
Coloque su mano libre en la parte inferior del abdomen de ella. Experimente aplicando distintos tipos de presión con la mano de arriba mientras tiene los dedos de su otra mano dentro de la vagina.
Copión
Una forma excelente de aprender como darle placer es colocar su dedos sobre los de ella mientras ella se masturba. Después hágalo al revés, con los dedos de ella actuando como guía para los suyos.
Desde el Borde
Otra forma de masaje genital se puede hacer colocando el labio vaginal bien lubricado entre el pulgar y el índice. Pellizque muy ligeramente y hale sus dedos directamente hacia afuera de su cuerpo. Sus dedos terminaran en el aire a unos tres o cinco centímetros del cuerpo de ella, tal cual como si los hubiera halado desde el borde de una mesa. Si a ella le gusta repítalo varias veces.
Solo por Invitación
Comience con unas leves caricias que apenas toquen sus muslos internos y vello púbico. No avance hasta que ella alce su pelvis hacia arriba. Acaricie los labios vaginales hasta que su vagina se abra e invite a sus dedos a entrar.
Trazador Labial
Aplique abundante lubricación, puede ser mejor que comience con uno de los labios externos. Coloque el labio entre su pulgar e índice, agarrándolo en la base inferior donde se une al cuerpo. Recorra con sus dedos desde la parte inferior hasta la parte superior. Repítalo cuantas veces ella lo desee. Cuando este mejor lubricado hágalo con el labio interior.
Aquí y Ahora
Inserte su dedo índice dentro de la vagina muy lentamente. Déjelo quieto. Luego deslícelo hacia adentro y hacia afuera.
Luna Creciente
Inserte su pulgar en la vagina, cubra con su mano el clítoris y deje que sus dedos se posen en su monte de Venus. Alterne la estimulación entre el punto G interno (techo de la vagina), el clítoris y el punto G externo (encima de la vejiga).
Timbre
Presione firmemente en el punto G, como pulsando un timbre. Presione, suelte, presione, etc.
Cuatro Direcciones
Con dos dedos presione firmemente arriba, al lado, abajo, al lado en la vagina, ocho veces cada lado.
Toque y Cosquillas
Toque el clítoris muy ligeramente.
Pellizque y Hale
Gentilmente pellizque y hale del clítoris.
Rápido y Duro
Ella puede querer penetraciones rápidas, duras y profundas. Asegúrese de que siempre este relajada, no deje que se ponga rígida.
Rodee el Clítoris
Con su dedo índice haga círculos pequeños, parando en cada vuelta.
Puerta del Templo
Con un dedo acaricie la abertura vaginal lo más suavemente posible. Haga que ella quede "hambrienta".
Círculo
Con su dedo índice haga círculos desde el perineo (área entre la vagina y el ano) hasta más arriba del clítoris.
Los Dedos Mágicos
Use sus tres dedos más largos, con su dedo medio deslizándose por la apertura de la vagina y sus otros dos (índice y anular) por el borde de los labios vaginales externos. Puede de vez en cuando insertar en dedo medio dentro de la vagina.
Twist
Usando uno o más dedos masajee hacia adentro y hacia afuera de la vagina rotando su muñeca.